Ufffff

Tengo un ángel de la guarda que hoy ha hecho acto de presencia. Como en impuestos no sé donde tengo la cabeza, después de almorzar con Pepe, se ve que se me han caído las llaves de la oficina, y como yo entro por detrás, ni enterarme. Pero, esta tarde al volver al despacho ha dado la casualidad que me he cruzado con Armando y Noelia, y con el coche en marcha me ha preguntado si he perdido las llaves, pero como yo no tenía ni idea, aunque me intentaba explicar como era el llavero, ha tenido que entrar corriendo a buscarlas, y ¡¡¡sorpresa!!! Las llaves de mi curro. El caso es que un muchacho que no conozco de nada, me observaba mientras almorzábamos y después junto a la puerta del despacho las ha encontrado, y no sé como ha llegado a la conclusión de que eran mías. :D Así que las ha cogido y las ha dejado en el bar, comentando que podían ser de la morena que había salido, hacía ya :) 

Días de encantadores desconocidos :D 

Felicisimaaaaa jajajaajja

Madre madre mía :D Que gran fin de semana :)

La experiencia con Blablacar algo más que estupenda :D En la bajada a Málaga nos juntamos 3 chicas y el conductor. Los tres eran encantadores y el viaje fue de lo más entretenido y enriquecedor. :)

Irene, la mejor :) Me ha dedicado un fin de semana insuperable.

Creo que cuando ella venga a casa no se lo va a pasar tan bien jajajaja.

Málaga, preciosa. La recorrimos el viernes por la noche, antes de cenar en el puerto la típica “patata” y de sentarnos a tomar un té cerquita de la catedral. El sábado, con un tiempo estupendo, desayunamos en Casa Bermeja. Oooohh, que emocionante para mi, jajajajaja, que me paré a hablar con unos llauras malagueños que llevaban su plantel de tomateras, y estas bellísimas personas me regalaron 4 tomateras que se llaman MA LA GUE y ÑA, jajajajajaaj. y que cuidamos como si fueran nuestro bien más delicado. :)  

Nos pateamos el Torcal de Antequera: impresionante paraíso de Karst donde mi imaginación se puso las botas  :) Deliciosas lonchitas de mortadela, graciosas tortitas, la guerra de las galaxias y mucho más jajaja. De ahí, nos fuimos a bañarnos y a dar de comer a los pececitos jajajaj,  a El Chorro, con sus preciosas aguas turquesa. Mmmm, que bien se estaba. Además de que como siempre, me pasó algo mágico al encontrarme de frente con El Caminito del Rey, un lugar que había visto por Internet y con el que me encontré de frente, sin ni siquiera recordar que estaba en Málaga.

Como si no estuviéramos cansadas, nos habíamos acostado a las 3 h y levantado a las 7 h., nos fuimos a Ronda. La grandiosa Ronda. ¡Vaya pasada de paisajes! Luego tomamos los dulces típicos de allí y dimos una vuelta por la parte antigua. Ahí ya llevábamos 33 horas sin dormir de 36, jajajajaa, un desastre jajajajajaja. Pero nos volvimos a Marbella como pudimos, nos dimos una ducha, nos cambiamos la cara jajajaja y nos fuimos a probar el “campero” que gracias a la policia local nos supo estupendo, jajajajaa. Nos acostamos a las 00, creo y al día siguiente a las 10 h ya estaba en pie. Dejé a Irene durmiendo y me fui a desayunar. Que gozada, que a gustito estaba, hasta que, jaajajajaja, me dio por prestar atención a los locales que estaban prohibiendo aparcar a unas chicas y caí en que nuestro coche estaba allí, jajajajaja, me dijeron que la grúa no tardaba en llegar, que venía la procesión y que había que retirarlo rápido. Llame 5 veces a Irene y no lo cogía jajajajajja, yo no sabía en que número vivía así que probé suerte y al final, gracias a que estaba Lorena en casa, pudimos levantarla y arreglar el desaguisado. Que gente más amable la de Marbella. Después nos dimos un paseo hasta la playa, nos dejamos piropear por esos pedazo de hombres malagueños, jajajajaj, que risas. Y nos vino justo para ver un  trono. :) Emotivo total el sonido de las cornetas y los tambores Sobre la una hicimos la maleta y nos fuimos para Málaga. Paseo por el puerto que estaba radiante, con un mercadillo de lo más goloso. Que bien lo pasé y que a gusto comimos en el césped. 

Salimos con tiempo para el punto de encuentro con el desconocido jajajajajaja. Solo sabía su nombre, Carlos. No tenía foto en su perfil de Blablacar y me había pasado un montón de tiempo haciendo chistes con mis amigos sobre lo que podía pasar en ese viaje. Joo, pero si hasta lo nombramos en la ida, y no sé cuantos tienen su teléfono jajajajajaaja.

Que viaje, mare. Que bien me lo pasé. Que hombre más encantador, divertido y buen conversador. Se me pasaron volando las 6 horas. Juro que no me enteré del correr del tiempo. Joer si cuando llegamos aún teníamos ganas de ir a cenar juntos jajajajaja. ¡¡¡In Ol Vi Da Ble.  :D :D :D Me parece sublime conectar con alguien de esa manera, y que no pasen las horas y que todo sean risas y buen rollo. Una pasada.

Y se acabó este gran fin de semana. Mil gracias a todos y más que nadie a ti IRENE, por tratarme y cuidarme tan bien. Lo pasé estupendamente, cada lugar que me mostraste y cada persona que me ayudaste a conocer han sido un regalo. Te quiero, amiga-.